Zapatos, fetiche como complemento.

El zapato es una palabra renacentista, antes no existía en castellano y se usaban otros vocablos para denominarlos como calzas o calzado. En el primer diccionario de la lengua castellana señala que el calzado quiere decir el que lleva zapatos, por oposición a los religiosos que hicieron profesión de no llevarlos.

Un zapato es un calzado para humanos, que cubre el pie menos que una bota y más que una sandalia y sirve para la estabilidad y resistencia sobre el terreno.

Hay varios modelos de zapatos con pee toe (con la punta abierta), de salón, zapatos de cuña, alpargatas, sandalias, manoletinas… Los materiales también son diversos: charol, cuero, piel, goma, plástico, metal…

Los zapatos más famosos son los de Manolo Blanik. La actriz Sarha Jessica Parker en la serie Sexo en Nueva York los dio a conocer como marca de lujo y exclusividad, y fue lo mejor que le pudo pasar al diseñador canario pues su fama empezó a crecer.

Entre sus fieles seguidoras se cuentan Julia Roberts, Giselle Bündchen, Kate Moss, Naomi Campbell, Linda Evangelista, Carolina de Mónaco, Carolina Herrera, Paloma Picasso, Bianca Jagger y Stella McCartney.

Los zapatos de mujer son coleccionados por muchas estrellas del cine, que no pueden resistir la tentación de tener un guardarropa lleno de zapatos Italianos, uno para cada ocasión especial.

Los zapatos de tacón son los preferido por las mujeres, alargan las piernas y hacen que los vestidos sienten mejor.

Christina Louboutin, Rupert Sanderson, Pedro García, Jimmy Choo son algunos de los diseñadores de zapatos más caros del mundo y que todo el mundo querría tener en su armario.

Los zapatos italianos se encuentran entre los mejores en todo el mundo y marcas como Gucci, Prada o Ferragamo demuestran de ello. fuete:elle.es

Sobre El Autor

Artículos Relacionados