La sauna: ¿todo beneficios?

No me digáis que no os gusta meteros en la sauna después de una buena sesión de gimnasio, para poner la guinda y estilizar más la figura. Sin embargo, lo que no solemos tener en cuenta son las contraindicaciones que puede tener una sesión de sauna, aún más cuando los beneficios que creemos que nos aporta no están demostrados científicamente.

Yo diría que el principal motivo (o creencia) por la que la gente se mete en la sauna es para adelgazar sudando. Pues para sorpresa de aquellas que lo crean, cuando sudamos en la sauna, lo único que perdemos es agua que al beber tras salir de la sauna lo recuperamos de manera inmediata.

Además, otra cosa importante son las varices, que se ven afectadas mucho por las sesiones de sauna, inflamándolas y haciéndolas más visibles.

Si tienes caspa o el pelo muy graso y vas al dermatólogo para preguntar qué puedes hacer, lo primero que te recomendará es que no entres en una sauna, pues agravan estos casos.

Por último, aunque esto no tiene que ver con la estética, la sauna está prohibida para los que sufren de tensión baja, ya que puede provocar desmayos en estas personas.

Así que ya sabes, antes de intentar adelgazar con la sauna será mejor que pruebes otros métodos porque este no es demasiado efectivo. Fuente: mistrucosdebelleza.com

 

Sobre El Autor

Artículos Relacionados